Como prevenir la degeneracion senil en nuestros animales. II

Si vamos a correr en el patio trasero, la mayoría de los perros suelen dar un sprint un par de veces, y luego se relajan, porque a menos que tu estés allí para activarle, no hay mucho mas que hacer para un perro. Un paseo alrededor de la manzana es mucho más enriquecedor, ya que va olfatenado cualquier nuevo cambio, otro perro, un gato o cualquier animalque haya pasado po alli. Por lo general hay una oportunidad de conocer a otros perros y gente, y Carl Cottman, director para la investigacion de la Enfermedad de Alzheimer en la Universidad de California, señala que se ha demostrado que la actividad social estimula el cerebro canino. Cottman dice que los ejercicios de cerebro (novedad y aprendizaje) son buenos para el cerebro, y el ejercicio físico resulta ser bueno para la salud del cerebro también.

“Estamos bastante convencidos de que la participación actividades novedosas y crecientes y cambiantes alrededor de la complejidad del medio ambiente son eficaces para ayudar a preservar el volumen cerebral en las ratas, y probablemente en perros y en las personas”, dice Jeffrey Kaye, director del NIA-Layton sobre el envejecimiento y la enfermedad de Alzheimer del Centro de Oregon Health & Science University en Portland, y presidente de un Grupo de Trabajo para la Asociación Nacional de Alzheimer.
Para los gatos, el enriquecimiento y el ejercicio no son menos importantes – y veterinario conductista Gary Landsberg, de Thornhill, Ontario, director de asuntos veterinarios para las Tecnologías en Cancog, dice que nuestros gatos tienen más necesidad de ejercicio y enrequecimiento, en comparación con los perros. Si bien cada vez más gente tiende a mantener a sus gatos dentro de sus casas, lo cual le proporciona menos ejercicio y es mas aburrido. Sin embargo, si cambiamos todo el entorno al mismo tiempo, generara gran estres al gato, puesto que los gatos no acostumbrados al cambio en general, detestan todo lo nuevo y diferente.

“Una manera fácil de cambiar el ambiente para un gato o un perro es cambiar los juguetes”, dice el veterinario conductista Nicholas Dodman, director de la Clínica de Conducta de Cummings de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Tufts en Massachusetts.

Ademas de jugar con su gato, o tener un segundo gato u otro animal doméstico en el hogar, pueden interactuar todos y las mismas técnicas para enriquecer las vidas de los perros pueden ser utilizados para los gatos. La alimentación tambien podemos hacersela divertida, poniendosela en los juguetes interactivos y es una gran idea para la activación del instinto de caza para el gato. Usted puede hacer lo mismo con la comida húmeda, poniendo pequeñas porciones de los alimentos en varios recipientes pequeños o tapas de plástico, poniendolos en varios lugares diferentes de la casa.