El amor por nuestros animales

EEUU: La mascota que terminó costando US$20.000

El amor por las mascotas en Estados Unidos está llevando a un nivel sin precedentes de gastos para millones de dueños, que apenas están empezando a comprender el choque que produce ver la factura del veterinario.

The Wall Street Journal Americas, 07/01/11. Para Mary Cotter, la primera señal de preocupación se produjo cuando Logan, de siete años, parecía marearse. Su médico le dijo que todo estaba bien, pero Cotter insistió en que lo examinara un neurólogo, que descubrió un tumor en su oído interno tras someterlo a una resonancia magnética. Posteriormente, Logan fue operado, y durante el mes siguiente Cotter lo llevó desde su casa en Ledyard, Connecticut, a un hospital especializado en Boston —un viaje de cuatro horas entre ida y vuelta— para sesiones de radiación.

La factura total de las pruebas, análisis de sangre, cirugía y radiación fue de $14,000, una cifra poco sorprendente teniendo en cuenta los actuales costos médicos. Excepto por un pequeño detalle: Logan es un golden retriever. Después de una operación quirúrgica para tratarle otra enfermedad, el costo total del cuidado de la mascota fue de casi $20,000. En la actualidad, Logan está sano, pero tiene un nuevo apodo: “20 mil”.

El amor por las mascotas está llevando a un nivel sin precedentes de gastos para millones de dueños, que apenas están empezando a comprender el choque que produce ver la factura del veterinario. Atrapados en una oleada de nuevas opciones médicas y atraídos por un creciente número de especialistas, los propietarios de animales de todo el país están pagando miles de dólares para tratar enfermedades que hace tan sólo unos años no podían ser diagnosticadas o tratadas.

Incluso la reciente crisis financiera no pudo reducir la tendencia. Según un informe de la compañía de análisis de mercado Packaged Facts, los estadounidenses gastaron $20,000 millones en facturas veterinarias en 2010, un aumento de 8.5% frente a hace un año y más del doble de la cantidad gastada hace diez años.

La mayoría del dinero se usa en nuevas tecnologías médicas. En un momento en el que los avances en el cuidado de la salud humana se están extendiendo al reino animal, los dueños de mascotas tienen muchas más opciones de tratamiento, y muchas más posibilidades de gastar dinero para curar sus animales o al menos para prolongar sus vidas. Ahora se pueden implantar marcapasos en perros y gatos a un costo de entre $1,000 y $1,500, mientras que a los animales con insuficiencia renal se les puede someter a un tratamiento de limpieza de riñón que tan sólo las primeras semanas cuesta entre $20,000 y $25,000. Hasta no hace mucho, es muy probable que un veterinario hubiera recomendado la eutanasia para un perro o gato diagnosticado con cáncer u otra enfermedad grave. En la actualidad, procedimientos y equipos de alta tecnología, como la quimioterapia y las resonancias magnéticas permiten realizar mejores diagnósticos y ofrecer tratamientos más avanzados.

Estos procedimientos también exigen contar con especialistas altamente preparados. En los últimos tres años, el porcentaje de veterinarios que han obtenido la certificación que les permite operar a animales pequeños se ha duplicado con creces, según al Asociación Médica Veterinaria de Estados Unidos. Hasta finales de 1980, no había oncólogos veterinarios certificados, por una simple razón: no existía programa de certificación. Ahora, las escuelas veterinarias ofrecen programas de especialización oncológica y cuentan con centros equipados para el tratamiento de cáncer, y han abierto decenas de centros privados en todo el país con personal certificado.

En el Centro de Cancerología Animal de la Universidad del Estado de Colorado, 14 veterinarios se especializan en oncología médica, quirúrgica y de radiación. Si se considera todo en su conjunto, “es una revolución”, dice Stephen Withrow, el director asociado del centro.

Por supuesto, la tecnología cara no tendría mucha utilidad si nadie quisiera aprovecharla. Es aquí donde entra en la ecuación un factor igual de poderoso: la creciente tendencia de humanizar las mascotas.

Por otra parte, los crecientes costos del cuidado de la salud animal está proporcionando un nuevo impulso a otro segmento del mercado: los seguros para animales, que son cada vez más populares entre los consumidores para ayudar a reducir los costos de los cuidados de las mascotas. El número de compañías que ofrecen seguros para animales se ha duplicado en los últimos años, a 12, con unas primas que han subido en promedio más de 20% al año. El sector facturó $350 millones en 2009.
En Nexo Centros Veterinarios, ya tenemos estos servicios en España. Nexo24: seguro de enfermedad y accidentes para animales de compañia
nexo24