Problemas dentales en gatos

Las lesiones de reabsorcion orales felina(LORF) también se llaman las lesiones del cuello dental, ya que se encuentran típicamente en el diente justo en o por debajo de la línea de las encías, también conocida como el cuello del diente, y por lo general en la parte del diente que toca la mejilla. Aunque estas lesiones se pueden encontrar en cualquier diente, los dientes más comúnmente afectados son los premolares, que comienzan justo detrás de los dientes caninos.

La determinación de si su gato tiene LORF no es facil para veterinarios sin experiencia. Es muy dificil apreciar estos problemas en un gato especialmente por el propietario o por veterinarios sin experiencia. Sin embargo, la mejor pista de que algo podría estar mal es ver las encías rojas. Algunos gatos tienen dificultad para comer o salivación excesiva.

Identificar LORF a veces no llegua a producirse hasta que el gato se encuentra bajo anestesia y se examinan los dientes debajo de la línea de la encía con un instrumento adecuado, como una sonda dental. Incluso con anestesia, los gatos experimentan espasmos musculares de la mandíbula cuando las lesiones se tocan con la punta de la sonda debido al dolor severo. Cuando las lesiones están avanzadas, el punto de la sonda a menudo se hunde directamente en el diente. Cuando los dientes alcanzan esta etapa por lo general necesita de extracción.

Si se descubre a tiempo a veces puede sellado, la dentina expuesta es extremadamente sensible. Las radiografías dentales se deben tomar cuando los dientes están siendo evaluados para asegurar la cámara de la pulpa del diente no ha sido invadido. Si el diente ha sido invadido hay que realizar una endodoncia por un dentista veterinario o el diente debe ser extraído. En los casos de progresión extrema, la corona del diente, que es la parte que sobresale por encima de la línea de la encía, se ha erosionado y, a veces el tejido de las encías recubre la raiz. Cuando esto sucede, la parte restante del diente debe ser extraídos quirúrgicamente.

No sé exactamente cuál es la causa LORF. Las teorías incluyen anormalidades en el metabolismo del calcio, la infección crónica por el virus calicivirus felino e incluso la enfermedad autoinmune que ace que el sistema inmunitario del luche contra los dientes. Si esta enfermedad progresa, el resultado puede ser que muchos o todos los dientes deben ser extraídos para que el paciente se sienta mejor.

La intervención temprana en forma de frecuentes exámenes dentales por su veterinario y limpiezas dentales regulares son la primera línea de defensa contra las enfermedades dentales graves.

La mejor forma de prevenir esta enfermedad es la higiene dental.

Pregunta a tu veterinario como evitar este problema tan frecuente en el gato, aunque no nos demos cuenta y evitaras que tu gato sufra.